Las distancias que no acaban

y el espacio que no sabe de dolor

y la luz que no llega a todas partes

y el camino que no está señalado

y los pueblos vecinos que no se reconocen

y las huellas que repiten el mismo lugar

y la niñez desnuda que se entrega al llanto

y la totalidad que no sabe de lo más mínimo

y cada una de estas cosas se conjuga

en el mismo verbo, en el mismo contraste

en similar ocasión y en similar sufrimiento.

Los vacíos que no se agotan en un punto

y el silencio que los incrementa

y la soledad que se reúne con ellos para sentirlos

y la voluntad que no toma otro rumbo

y la necesidad que se basta con las emociones

y cada una de estas realidades es constante

en el mismo tiempo, en el mismo mundo

en similar ocasión, en similar sufrimiento

y sin cambiar de paradigma.

   El Mae…, Danny

 

  IMG_3924