Un océano a la vez,
ya se nos negó el derecho a dar pasitos.
Como si fuésemos incapaces de creer en la noche y sus misterios, o como si fuésemos incapaces de leer el canto del silencio que nos agrieta la duda y la certeza de lo incompleto.

Raque Vaga…